Continuidad de Estudios y Validacion Internacional

Los convenios internacionales firmados otorgan a nuestros egresados la posibilidad de realizar intercambios de experiencia o de estudios y continuar sus estudios universitarios en Centros de prestigio internacional, alcanzando grados de licenciaturas, pos grados y doctorados.
La participación como miembro activo de AREGALA, permite además la validación de los títulos en todos los países miembros del acuerdo, que lo posicionan internacionalmente

domingo, 14 de noviembre de 2010

.Turrones para celíacos.


Turrón de maní

Ingredientes

1 clara
125gr azúcar
125gr miel
250gr maní

Preparación
Se coloca en una cacerola el azúcar cubriendo con un poquito de agua, hasta lograr un almíbar a punto de caramelo. Se agrega la miel. Se continúa a baño María revolviendo continuamente. Se añade luego la clara batida a punto de nieve.
Se continúa a baño María dos o tres horas. Una vez lograda muy buena consistencia, y antes de retirar se le agrega el maní, se mezcla todo muy bien y se pone en un mármol o mesa enmantecada. Se le da la forma que guste (cuadrada, rectangular o circular), se alisa con el palote de amasar y se deja enfriar. Si es de su gusto, se le puede colocar en la base, antes de armar, y en su parte superior, una hoja de oblea blanca.

Turrón de almendras y pistachos

Ingredientes

250 gs. Miel de abejas
4 claras
1 cucharadita de esencia de vainilla
200 gs. de azúcar
1 cucharada de glucosa
250 gs. de almendras tostadas peladas
50 gs. de pistachos pelados

Preparación
Batir las claras a punto de nieve bien consistente. Hacer hervir la miel en una olla, hasta lograr el punto de acaramelado casi duro. Volcar esta preparación sobre las claras, mientras se continúa batiendo, se le agrega la esencia de vainilla y se coloca a baño María, revolviendo siempre hasta que llegue a punto de caramelo.Aparte se coloca el azúcar, la glucosa, se remoja con agua, y se coloca a fuego fuerte hasta que tome también punto de caramelo. Una vez logrado, se agrega a la preparación anterior, añadiendo a la vez las almendras y pistachos. Se mezcla todo muy bien y se pone en un mármol o mesa enmantecada. Se le da la forma que guste (cuadrada, rectangular o circular), se alisa con el palote de amasar y se deja enfriar.
Si es de su gusto, se le puede colocar en la base, antes de armar, y en su parte superior, una hoja de oblea blanca.

Turrón de yemas de coco

Ingredientes

10 yemas
200gr azúcar
100 gs. azúcar impalpable
180 gs. de coco rallado
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/2 copita de cognac

Preparación
Se colocan en una cacerola las yemas con el azúcar a fuego moderado hasta lograr una preparación espesa. Una vez lograda esa consistencia, volcar sobre el mármol, y amasar agregándole el coco rallado, el cognac, el azúcar impalpable y la esencia de vainilla.Formar una masa. Una vez fría, colocar sobre un papel manteca o impermeable, darle la forma que desee, y dejar reposar hasta el día siguiente por lo menos.
Si es de su gusto, se puede acaramelar por encima, con caramelo a punto muy fuerte.

Turrón de crema quemada

Ingredientes

500 gr. de azúcar
900 gr. de almendra
8 yemas de huevo
75 gr. de leche condensada
250 gr. de agua mineral
vainilla para perfumar

Preparación

Para la elaboración de este clásico turrón de crema es imprescindible disponer de una batidora eléctrica, ya que seria interminable realizar esta receta amasando la pasta a mano, aunque ello no quiere decir que no se pueda hacer. Su requiere muchos cuidados y una gran planificación a la hora de realizarlo. Entrando directamente en materia pondremos en un sauté el azúcar junto con el agua para realizar un almíbar. Daremos fuego al conjunto hasta que este almíbar alcance una temperatura mínima de 126 grados o una máxima de 131; dependiendo de la dureza del turrón. El almíbar a esta temperatura alcanza el punto de bola. Si utilizamos un termómetro específico para almíbares nos será muy sencillo acertar al máximo con el punto del jarabe, pero si por lo contrario estamos trabajando en un obrador no profesional o simplemente en nuestras casas deberemos determinar mediante un sistema más tradicional el punto del jarabe. Realizaremos esta comprobación substrayendo una pequeña cantidad del jarabe con una cucharita de café. Inclinaremos la cucharita y veremos como se forma una hebra con el azúcar. Con los dedos húmedos intentaremos formar una pequeña bola con esta hebra de jarabe. Si se puede formar esta bolita será que ya hemos alcanzado los 126 grados, mientras que si por lo contrario la hebra se deshace, será que estamos por debajo de los 126 grados, en el punto de hebra o hebra floja. Una vez tengamos preparado el jarabe a 126 grados, trasladaremos la almendra en polvo a nuestra batidora, a la que daremos una marcha corta. Seguidamente añadiremos muy poco a poco el almíbar a punto de bola, que se irá mezclando lentamente junto con la almendra. A continuación agregaremos progresivamente las yemas de huevo y la leche condensada junto con la vainilla. Trabajaremos la pasta resultante en la batidora durante 20 minutos, tiempo en la que la masa se empezará a enfriar. Una vez la masa de turrón esté semifría, la envasaremos en un cajón de madera específico para hacer turrones. Este cajón deberá estar forrado con papel sulfurizado o barba y a su vez deberá estar espolvorear con azúcar lustre. Colocaremos la masa de turrón en el cajón de madera, y volveremos a espolvorear azúcar lustre, esta vez por toda la superficie del turrón. Prensaremos el turrón colocándole un peso de 20 kg. de peso encima, para que se alise la superficie y se uniformice en su totalidad. Dejaremos reposar el turrón un mínimo de 24 horas, tiempo en el que ya podremos retirarle el peso y cortarlo en porciones del tamaño que deseemos. Es recomendable alargar el tiempo de reposo del turrón a 48 horas, para que sea más fácil cortarlo y para que reposen sus sabores y la textura sea más agradable. Las barras de turrón es mejor cortarlas con un cuchillo grande de sierra ideal para los turrones. El tamaño standard de las barras suele ser de 18*8 cm, pero podemos variar el tamaño según la pasta de turrón de la que dispongamos. Por último y para terminar la decoración del turrón y hacer fé a su nombre, espolvorearemos azúcar granillo por toda su superficie y utilizando una pala de quemar al rojo vivo, quemaremos de forma uniforme y eficaz el turrón, dándole un aspecto exterior más tractivo y a su vez se formará un caramelo crujiente en la superficie muy apetecible a nuestra paladar, similar al que se forma con la crema catalana. Este turrón de crema quemada nos puede aguantar si lo conservamos bien, en un lugar seco pero que no tenga mucha temperatura

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails